¡Segunda convocatoria de Commercy: La asamblea de asambleas !

Nuestra segunda convocatoria se dirige: A todos los chalecos amarillos. A todas las personas que no tienen todavía el chaleco, pero que tienen la rabia en el vientre.

Hace ya más de seis semanas que ocupamos las rotondas, las cabañas (auto-construidas), las plazas públicas, las carreteras, y que estamos presentes en todas las conciencias y conversaciones. Nos mantenemos firmes!

Hacía mucho tiempo que una lucha no había sido tan seguida, tan apoyada, ¡ni tan alentadora!

– Alentadora porque nuestros gobernantes han temblado y aún tiemblan en su pedestal.

– Alentadora porque comienzan a conceder algunas migajas.

– Alentadora porque no nos resignaremos a roer los huesos que nos arrojan.

– Alentadora porque aprendemos todas y todos juntos a respetarnos, a comprendernos, a apreciarnos en nuestra diversidad. Tejemos los vínculos. Diferentes modos de funcionamiento son ensayados. Y eso, no pueden arrebatárnoslo.

– Alentadora también, porque hemos comprendido que no nos hemos de dividir frente a la adversidad. Hemos comprendido que nuestros verdaderos enemigos son los pocos poseedores de una riqueza enorme que no comparten: Las 500 personas más ricas de Francia han multiplicado por tres su fortuna desde la crisis financiera de 2008, hasta alcanzar los ¡650 mil millones de euros! Los regalos fiscales y sociales hechos a las más grandes empresas ascienden a varios cientos de miles de millones por año.

¡Es intolerable!

– Alentadora por último, porque hemos entendido que somos capaces de representarnos a nosotros mismos, sin mediación entre los poderosos y el pueblo, sin partidos que canalizan las ideas en su beneficio exclusivo, sin cuerpos intermedios destinados a amortiguar los choques, y a lubricar el sistema en lugar de defendernos.

Lloramos hoy a las víctimas de la represión, varios muertos y decenas de heridos graves. Malditos sean los que lo permitieron, pero que sepan que nuestra determinación está intacta, ¡bien al contrario!

Nos sentimos orgullosos del camino recorrido y de todas esas tomas de conciencia que son sobretodo victorias sobre el sistema opresor.

Y percibimos que este orgullo es compartido por mucha gente.

¿Cómo podría ser de otra manera?, mientras este sistema y el gobierno que le representa no han dejado de destruir las conquistas sociales, los vínculos entre la gente, y nuestra amada tierra.

Debemos seguir, es vital. Necesitamos ampliar estos primeros resultados, sin prisa, sin agotarnos, pero sin desalentarnos tampoco. Démonos tiempo, pensemos mientras actuamos.

Convocamos a todas las personas que comparten la rabia y la necesidad de cambio, a seguir llevando con orgullo su chaleco amarillo, a llevarlo sin temor.

Ahora es preciso reunirnos por todas partes, formar las asambleas ciudadanas, populares, de tamaño humano, donde hablar y escuchar sea lo principal. 

Asambleas en las que, como en Commercy, cada decisión es tomada colectivamente, donde los delegados son designados para aplicar y poner en marcha las decisiones. ¡No al revés! Como en el sistema actual. 
Estas asambleas trasladaran nuestras reivindicaciones populares igualitarias, sociales y ecológicas.

Algunos se autoproclaman representantes nacionales o preparan listas para las futuras elecciones. Nosotros pensamos que esto no es lo correcto, todo el mundo lo sabe, la palabra, nuestra palabra se perderá en este laberinto o será tergiversada como en el sistema actual.

Reiteramos una vez más la absoluta necesidad de no dejarnos confiscar nuestra palabra por nadie.

Una vez creadas en el máximo de lugares posibles, estas asambleas democráticas, abrirán los cuadernos de reivindicaciones. 

El Gobierno pidió a los alcaldes de facilitarla entrega de los cuadernos de quejas en los ayuntamientos. Tememos que en lo que nuestras reivindicaciones sean recuperadas y solucionadas a su conveniencia, al final dejen de reflejar nuestra diversidad. Imperativamente, ¡debemos preservar la práctica y los medios de expresión del pueblo! Para ello, instamos a que estos sean ¡abiertos y mantenidos por las asambleas populares!

¡Qué sean establecidos por el pueblo y para el pueblo!

Desde Commercy, en este momento convocamos a una gran reunión nacional de los comités populares locales.

Con la fuerza del éxito de nuestra primera convocatoria, os proponemos organizarla democráticamente, en enero, aquí en Commercy, con los delegados de toda Francia, para reunir y poner en común las propuestas i reivindicaciones.

Os proponemos también debatir conjuntamente la continuación de nuestro movimiento.

Finalmente os proponemos decidir de manera colectiva el modo de organización de los chalecos amarillos, de modo auténticamente democrático, proveniente del pueblo y respetando las etapas de la delegación.

Creemos conjuntamente la asamblea de asambleas, La Comuna de comunas.

Es el sentido de la historia, es nuestra propuesta.

                    ¡Viva el poder al pueblo, por el pueblo, y para el pueblo!

30 de diciembre del 2018